HIGIENE POSTURAL PARA TRABAJADORES Y CUIDADORES DE NIÑOS DE 0 A 3 AÑOS.

Cuando cogemos en brazos a un niño recién nacido, tenemos la sensación de que no estamos realizando prácticamente ningún esfuerzo, ya que pesan muy poco y al ser tan pequeñitos son muy manejables. Es por esto que adquirimos malos hábitos que a medida que el hiño crece no somos capaces de corregir.
En esta ocasión, vamos a dar unos prácticos consejos para evitar lesiones que se pueden producir al realizar posturas y movimientos de forma repetida e incorrecta.
- Para darles el pecho, se recomienda utilizar un cojín de lactancia, si lo hacemos sentada. Una postura adecuada, también es hacerlo tumbada de lado sobre una cama. Colocada en cualquiera de estas dos posturas evitaremos sobre cargar la zona media de la espalda y el cuello.
- Cuando cogemos al niño en brazos, nunca debemos apoyárnoslo en un sólo lado, siempre debemos repartir el peso cogiéndolo con los dos brazos, así evitaremos lesiones de cuello y hombro.
- Al cambiarles el pañal o vestirles  debemos utilizar una  superficie de apoyo situada a una altura adecuada, para no perder la posición erguida de nuestra columna.  ”Entre el pecho y el ombligo”. Nos colocaremos frente a su cara, de manera que no tengamos que girar nuestro cuello al hablarle. Cuidado con los niños muy movidos, ya que una caída desde esta altura puede ser muy peligrosa, nunca perderemos el contacto de una de nuestras manos con el bebé.


- Al sacarles de la cuna, acercaremos nuestro cuerpo y el del bebé a los barrote de esta. Doblaremos ligeramente nuestras rodillas y rodearemos su tronco con nuestros antebrazos. Nunca lo levantaremos sólo con nuestras manos, así evitaremos lesiones de muñeca.
Al sacarles y meterles en la bañera seguiremos estos mismos principios.

- Cuando gatean o empiezan a caminar, es un momento en el que tenemos que tener especial cuidado con nuestra columna,  ya que les  levantamos del suelo con mucha frecuencia. Al agacharnos, doblaremos nuestras rodillas, acercaremos el cuerpo del hiño lo máximo posible a nuestro cuerpo, colocaremos un antebrazo rodeando su tronco y el otro lo pondremos debajo de su culete. Nunca lo levantaremos haciendo fuerza con nuestras manos por debajo de sus axilas, ya que podremos provocar lesiones en sus hombros y en nuestras muñecas.

- Cuando empiezan a caminar es recomendable utilizar unos tirantes o una cinta elástica que vaya de nuestra muñeca a la suya. Así evitaremos tener nuestro tronco demasiado inclinado hacia un lado para coger su mano. Al tener los tirantes o la cinta elasticidad, si el niño se cae, estos frenarán la caída y nosotros no tendremos que tirar del brazo del niño para que no se caiga
Es recomendable darles masaje desde que nacen, la postura recomendada es la siguiente: Nos sentaremos en el suelo, sobre una colchoneta con nuestras piernas estiradas, colocaremos al bebé tumbado entre nuestras piernas  con su cabeza frente a nosotros, como el masaje requiere una duración de entre 10 y 20 minutos, nuestra espalda deberá estar apoyada contra la pared.

Susana Venegas Luis

Los comentarios están cerrados.